Viviendas plurifamiliares

Sant Andreu de la Barca. Barcelona

(0 puntuaciones)

Ciento sesenta y dos viviendas

Joan Pascual Argenté

Finalista Premios FAD 2007  Arquitectura
Descripción Ficha técnica

La propuesta arquitectónica es una nueva formulación de la planificación edificatoria a partir de los parámetros habituales en el planeamiento urbanístico contemporáneo. Sin renunciar a una serie de condicionantes previos, la edificación de grandes conjuntos residenciales se conduce a partir de la ordenación edilicia convencional. La volumetría, la ordenación tipológica, las fachadas y la ordenación de los espacios exteriores son datos que deben ser considerados desde presupuestos propios del planeamiento convencional.
El solar donde se ubica este proyecto es una pieza rectangular de grandes dimensiones, con una profundidad de setenta y seis metros y una longitud de doscientos cuarenta, encarada a la calle Anoia de la barcelonesa población de Sant Andreu de la Barca. El solar es prácticamente horizontal en su tramo de mayor dimensión y presenta una pendiente de apenas unos cuatro metros en el sentido contrario.
Las condiciones de la edificación están determinadas por una Modificación Puntual del Plan General de Ordenación del municipio. Sobre este gran solar se planteaba la construcción de tres volúmenes paralelepipédicos de planta baja y seis pisos de altura, dispuestos en dirección norte-sur. Estos tres edificios se encontraban separados por zonas verdes y debían proyectarse a partir de unos gálibos rígidos, en forma de plantas rectangulares de cuarenta y dos por veintiún metros, que conducían a esquemas tipológicos en forma de H con agrupación de cuatro viviendas por rellano y patios de ventilación para los dormitorios.
Una cierta indeterminación en estos parámetros urbanísticos permitió proyectar sobre unos esquemas de cintas plegadas sobre los núcleos de acceso que, a la vez que rompían con la monotonía de unos volúmenes demasiado grandes y rígidos, permitían que todas las viviendas fuesen exteriores, para una mejor relación con los espacios exteriores que las rodean.

1. La volumetría
Se trabaja inicialmente con un volumen teórico que abarca la totalidad del ámbito. Se recoge del planeamiento la separación entre los edificios para permitir la conexión visual y física a través de las zonas ajardinadas intermedias. Por tanto, del volumen total se retiran estos espacios públicos y aparecen unos volúmenes primarios que ocupan la totalidad del suelo residencial (con una extensión de 42,80 metros por treinta). A continuación se deslizan sobre el centro de estas parcelas dos prismas de los que, a su vez, se vacían dos partes para ajustar el techo edificable, una parte a norte y otra a sur. Posteriormente, se intercalan dos cortes que, al tiempo que refuerzan la imagen de cintas de los volúmenes finales, ubican los núcleos de accesos verticales. A partir de aquí, se proyectan cuatro viviendas por rellano, giradas en forma de molinillo alrededor de los accesos y encaradas hacia las mejores orientaciones.

2. Las tipologías
Se agrupan cuatro viviendas por rellano. En las plantas primera, segunda y tercera se disponen una vivienda de cuatro dormitorios, dos de tres dormitorios y una de dos dormitorios por nivel. Por otra parte, en las plantas cuarta, quinta y sexta, el giro volumétrico de las fachadas permite disponer cuatro viviendas de tres dormitorios en cada rellano. Todas las piezas son exteriores y correctamente iluminadas.
En planta baja, el vaciado de una vivienda por escalera permite situar el vestíbulo. Las viviendas de tres y cuatro dormitorios tienen dos baños, mientras que hay dos viviendas adaptadas en cada edificio.

3. Los planos de fachada
El trabajo en relieve no se limita a los aspectos volumétricos. Se extiende, ahora de forma bidimensional, a las fachadas. Se combinan planos situados en primera línea con terrazas vaciadas hacia el interior del edificio. Este sistema de deslizamiento de los planos de las fachadas se hace en grupos de tres plantas (plantas primera, segunda y tercera; plantas cuarta, quinta y sexta), en forma de diente de sierra, aligerándo de forma considerable el peso de un edificio alto (planta baja y seis pisos) para evitar la formalización de las fachadas como repetición sistemática de planta tipo sobre planta tipo.
Resumiendo, se fragmentan en dos los planos iniciales de 42,80 metros y PB + 6 de cada bloque. En planta, mediante un desplazamiento sobre el eje norte-sur, se consigue romper la longitud total en dos piezas tangentes sobre la junta de dilatación. En altura, la fachada total se descompone según planos situados en diferentes profundidades que se deslizan a media altura, de forma que las pieles exteriores varían según los planos donde se sitúan.

4. Los espacios exteriores
Los espacios ajardinados intermedios se convierten en dos planos inclinados de suaves pendientes, conectando no sólo visualmente sino también físicamente las calles colindantes. La forma de cintas de los edificios permite situar dentro del sistema general, la inclinación de la calle vecina, sin modificar las alineaciones ortogonales del conjunto de los tres edificios generales en el sector.
El desnivel entre estas dos calles hace aparecer de modo automático el aparcamiento en una planta semisótano de acceso directo, sin rampas y con ventilación natural.

5. Aparcamiento
Se construye un aparcamiento con capacidad para ciento sesenta y dos plazas, una por vivienda. Como se ha comentado con anterioridad, es accesible directamente a nivel de calle. La fachada de acceso al aparcamiento y parte de las superficies triangulares que se forman con pendiente de los espacios ajardinados, proporcionan una ventilación natural directa (8 % de la superficie útil).
Las escaleras de evacuación salen directamente al vestíbulo de las viviendas. Los núcleos de ascensores comunican directamente los aparcamientos con todas las viviendas. Estas previstas dos plazas para minusválidos por cada edificio.

6. Estructura
La estructura combina los criterios de organización volumétrica general, los aspectos tipológicos y la organización racional del aparcamiento, es decir, la trama estructural es un componente más de la forma arquitectónica de una construcción y de una función racional. Las luces son cortas, para evitar flechas diferidas.



añadir a mi biblioteca


 

+ del mismo autor/es
         
+ del mismo fotógrafo/s
         
         
     
0 comentarios


¿Quieres escribir algún comentario?
Accede para iniciar sesión.
Localización: San Andreu de la Barca. Barcelona. Arquitecto: Joan Pascual Argenté. Promotor: IMPSOL. Colaboradores: Francesc García Hernández, arquitecto técnico, Lluís J. Duart, ingeniero instalaciones, Static. Gerardo Rodríguez, ingeniero estructuras, José Antonio Sánchez, IMPSOL, gestor del proyecto, Miguel Surinyach Pons, arquitecto colaborador, y Erika Catalán, aparejadora, jefa de obra. Fotografía: Aleix Bagué.
Contacto
Joan Pascual Argenté
Barcelona
Fotografía
Aleix Bagué
Barcelona