Arquitecturas diversas

Barcelona

(0 puntuaciones)

Parque de Investigación Biomédica de Barcelona

Manel Brullet y Albert de Pineda, arquitectos

Finalista Premios FAD 2007  Arquitectura
Descripción Ficha técnica

El Parque de Investigación Biomédica de Barcelona es uno de los núcleos más grandes de investigación biomédica del sur de Europa. El PRBB, una iniciativa de la Generalitat de Cataluña, el Ayuntamiento de Barcelona y la Universidad Pompeu Fabra (UPF), es una gran infraestructura científica, polivalente, en conexión física con el Hospital del Mar de Barcelona, que reúne a seis centros públicos de investigación estrechamente coordinados entre sí. El nuevo complejo se presenta como un campus de producción intensiva de conocimiento en el ámbito de la biomedicina y las ciencias de la salud, que facilitará una transferencia efectiva de conocimientos a la industria del sector. La nueva edificación se ve severamente obligada por las circunstancias de su entorno, situado en un solar de nueve mil metros cuadrados ante el frente marítimo de Barcelona, entre el Hospital del Mar y el Hotel Arts de la Villa Olímpica, en un contexto en el que las tipologías se mezclan y combinan carentes de un orden aparente. Dadas estas circunstancias, el nuevo edificio puede levantarse como una pieza autónoma, volcada y cerrada sobre sí misma, que no se ve obligada por ninguna de las condiciones tipológicas de su entorno próximo. De esta manera, la construcción se convierte en un volumen elíptico que se cierra sobre sí misma para abrirse en el frente anterior hacia la visión del mar. En la disposición interna de los centros se han tenido en cuenta las necesidades de espacio, así como las oportunidades de sinergias científicas. El edificio está dotado de una infraestructura informática y de comunicaciones muy avanzada, y dispone de espacios comunes y de relación, de un auditorio y de uno de los animalarios más avanzados desde un punto de vista tecnológico.
Un equipamiento múltiple y pluridisciplinar
El proyecto científico del PRBB reúne diversas instituciones y centros de investigación independientes, todos ellos enfocados hacia diferentes aspectos de la biomedicina. Los centros que forman parte del complejo son: el Departamento de Ciencias Experimentales y de la Salud de la UPF, el Instituto Municipal de Investigación Médica (IMIM), el Centro de Regulación Genómica (CRG), el Centro de Medicina Regenerativa (CMRB), el Instituto de Alta Tecnología (IAT), el Laboratorio Antidopaje de Catalunya, el Centro Nacional de Genotipado (CEGEN), y el Instituto Nacional de Bioinformática (INB). Además, el Parque acoge un conjunto de plataformas tecnológicas y empresas del ámbito farmacéutico y biotecnológico.
En el PRBB llevan a cabo su actividad ochenta grupos de investigación independientes, que se dedican tanto a áreas de investigación fundamental como áreas aplicadas de innovación. Acoge, a pleno rendimiento, a más de mil personas -entre científicos, estudiantes de doctorado y personal técnico y de administración- de más de treinta nacionalidades. Este potencial humano y tecnológico lo convierte en uno de los núcleos intensivos de conocimiento en el ámbito biomédico más importantes de España y en uno de los principales centros de investigación internacionales.
En conjunto, los principales ámbitos de investigación que se desarrolla son los siguientes: informática biomédica y biología de sistemas, regulación génica y epigenética, biología celular y del desarrollo, farmacología y fisiopatiolgía clínica, genética humana y biología evolutiva, y epidemiología y salud pública.

La relación con el entorno
El PRBB está situado en el frente marítimo de la ciudad, junto al Hospital del Mar. Más en concreto, el nuevo edificio se encuentra situado entre algunos edificios de nueva construcción junto al barrio de la Barceloneta, y los tejidos edificados de la Villa Olímpica.
El entorno del solar ocupado por el nuevo edificio se caracteriza por la proliferación de edificios singulares, entre los que cabe señalar las dos grandes torres en altura de la Villa Olímpica, el nuevo edificio de Gas Natural, la pequeña torre de viviendas y la torre monobloc del Hospital del Mar, el pez de Frank Ghery, un polideportivo en proceso de restauración, etc. En este sentido, el nuevo edificio y su tipología no deberán competir con entornos predeterminados ni con contextos suficientemente determinados.
La estrategia ante un entorno de estas características ha pasado, en primer término, por fagocitar el polideportivo en proceso de restauración dentro del conjunto del edificio del PRBB, colocándolo debajo del mismo y, en segundo término, por buscar una volumetría que no pretenda competir en altura respecto a los edificios del entorno próximo, a los que se antes se hacía referencia, pero que formalmente debe relacionarse y dialogar con todos ellos.
La propuesta de una gran plataforma que ordene el solar de forma muy irregular, y la colocación sobre él de un edificio sobreelevado en forma de tronco de cono elíptico, truncado en dirección diagonal, ha permitido ordenar el entorno y relacionarse de forma tranquila y amable con los volúmenes más próximos. La forma elíptica surge de la necesidad de adaptar un edificio de grandes dimensiones –prácticamente unos treinta y cinco mil metros cuadrados sobre rasante— en un solar de dimensiones muy ajustadas, de forma sensiblemente irregular y con volumetrías muy diferentes en su entorno más próximo.

Organización del edificio
El edificio se plantea de formalización necesariamente compacta para adaptarse con eficacia al solar disponible, pero se escalona hacia el mar, suavizando el frente marítimo y adaptándose a las edificaciones del Paseo Marítimo que, en esta zona, presentan alturas relativamente reducidas y se levanta por su parte posterior, en dirección hacia la ciudad, para disponer de esta manera de superficie útil. Esta forma escalonada hacia el mar facilita, además, la ubicación sobre la cubierta de paneles solares para la producción de agua caliente y electricidad.
El edificio tiene una superficie de cincuenta y cinco metros cuadrados construidos y consta de un total de ocho plantas, dos de ellas subterráneas. En el diseño y estructura de las instalaciones ha primado la proximidad física de los grupos de investigación, según áreas temáticas afines, para favorecer su integración, aprovechar sinergias y mejorar la gestión económica.
El interior del edificio se vacía, para poder crear una nueva realidad independiente por completo del entorno, que enmarcará y controlará las vistas al mar y permitirá regular el asoleo. La estructura del edificio queda volada unos siete metros en todo su perímetro.
El revestimiento de la fachada se plantea de madera natural, calado y ligera, sin llegar a tocar el pavimento perimetral, con la pretensión de quitarle peso visual a un edificio que, por su concepción compacta y unitaria, presenta una dimensión considerable. Esta segunda piel ha de permitir un buen control lumínico y energético del edificio.

Una plaza ante el mar
El edificio del PRBB se retrasa respecto del frente marítimo dejando ante sí la plaza Charles Darwin. La plaza esponja el final del Paseo Marítimo de la Barceloneta y hace de nexo de unión y encuentro de la ciudad con las playas.
Esta nueva plaza dispone de un suelo de casi mil cuatrocientos metros cuadrados de madera de Massaranduba con certificación FSC. La madera sirve para formar un banco bajo la sombra del porche de cincuenta y dos metros de largo que enmarca desde la plaza las vistas al mar, pasa por encima de la jardinera y hace de puerta de acceso al Centro de Talasoterapia que se encuentra bajo la plaza.
El porche de ocho metros de ancho está formado por una estructura metálica con entramado de madera de Jatova de unos cuatrocientos metros cuadrados que hace sombra sobre la zona donde se ubica el quiosco de refrescos. Tanto éste como la jardinera ocultan los lucernarios que dejan pasar luz a las instalaciones de la Fundación Claror.
Al final de la entrada a la plaza desde el paseo se encuentra una escalera para los grupos de niños que van al polideportivo, formando detrás una terraza del restaurante que cierra el espacio.
Sobre el pavimento de madera, perpendiculares con la línea de cambio de pavimento, se colocan doce bancos de hormigón de dimensiones que cierran visualmente juntamente con los cuatro árboles umbú de la jardinera, el espacio de la plaza.
El resto de pavimento bajo el edificio del PRBB se compone de piezas prefabricadas de hormigón armado colocadas a rompejuntas.
La iluminación nocturna del ámbito del porche reproduce el ritmo de los pilares. Cuatro báculos de quince metros de alto marcan el acceso desde el paseo.



añadir a mi biblioteca


 

+ del mismo autor/es
         
   
+ del mismo fotógrafo/s
         
         
     
0 comentarios


¿Quieres escribir algún comentario?
Accede para iniciar sesión.
Emplazamiento: Paseo Marítimo. Calles de Trelawny y del Doctor Aiguader. Barcelona. Autores proyecto: Albert de Pineda Álvarez y Manel Brullet Tenas, arquitecto. Estructuras: Manuel Arguijo, arquitecto. Instalaciones: Grupo J.G. Promotores: Ajuntament de Barcelona y Consorci Zona Franca de Barcelona. Fotografía: Lluis Casals.
Contacto
Manuel Brullet
Barcelona
Albert De Pineda Álvarez
Barcelona
www.pinearq.com
Fotografía
Lluis Casals
Barcelona
www.lluiscasals.com