Restaurantes y bares

Barcelona

(0 puntuaciones)

Bar Lobo

Francesc Rifé, interiorista

Descripción Ficha técnica

En una de las zonas más vivas de Barcelona, junto a las Ramblas, se encuentra el bar Lobo. Se trata de una parte de la ciudad que armoniza la estética del Gótico con el diseño contemporáneo y fresco y se la ofrece tanto a turistas como a los propios barceloneses. Bar Lobo es precisamente esto: una combinación de viejo y nuevo en una atmósfera que respira diseño en todos sus detalles. De hecho, fue la restauración de un edificio histórico de 1880 la que dio lugar al espacio; un bar y restaurante de comida de fusión basado en los olores y platos mediterráneos retocados con los perfumes más exóticos y atrevidos. El arroz, las pastas, ensaladas y varios especiales de tapas donde incluso los salvamanteles son puro diseño. Puro contraste, detalle y luz.
El Grupo Tragaluz, una compañía muy conocida de restauración con otros restaurantes en la ciudad, pedía apenas esto (incluso en su nombre: luz). A partir de allí, un doble espacio para dos usos diferentes que se ven unificados por el mismo tratamiento racional del espacio. Tres colores, el negro y beige neutrales, con gotas de verde. El bar, en la esquina del viejo edificio, se llena con pocos detalles retóricos, cosa que le confiere elegancia y amplitud. Casi un ejercicio de pureza de materiales.
Distribución. Por la puerta principal, se accede a un espacio abierto de fiesta y brillo mediterráneos. El despliegue de las ventanas, acabadas en el mismo estilo antiguo de hierro negro, mantiene la unidad de la fachada y confiere resplandor al local.
A la izquierda, una serie de mesas dispuestas al lado de las anchas ventanas, siguen dos líneas de bancos, uno irregular y otro más lineal. Ambos siguen la línea de la fachada y dan movimiento y dirección a esta zona del bar.
A la derecha, se encuentra la barra, en granito negro zimbabwe, y el acceso a cocinas y escalera. En esta zona, más rectilínea y levemente más formal, se ubican los woks.
Cuatro elementos presiden el restaurante en este nivel, el comedor central más elevado y acabado en pino tintado en color negro, los grandes ventanales, el buffet con vista a la parrilla y el dintel semicircular en una esquina.
El espacio central es más recluido gracias a su techo más bajo en negro y al tratamiento de la madera, cálido e íntimo.
El anillo exterior tiene una doble altura y un concepto radicalmente diferente, más abierto. Desde esta localización, uno solamente puede sospechar algún tipo de actividad distinta en el último piso.
El dintel del rincón es una manera ingeniosa de cubrir la planta irregular del recinto.
En el exterior del edificio, de estilo colonial, se halla una escultura de hombre, pero en el interior, el equipo de diseño optó por recubrir el abombamiento de una manera que aglutinase el resto de los elementos del restaurante. En cierto modo, se trata como si de una farola de la calle se tratara, pues se encolan carteles de diversas actividades. Es un informe cambiante de la música de la ciudad, de sus acontecimientos destacados más culminantes en cuanto al teatro o la moda del momento.
Todos estos componentes se disponen ordenadamente a la vez que proporcionan una visión de actividad en muchos sentidos, mientras uno se encuentra sentado cómodamente.
El piso superior está tratado con la misma paleta y las mismas amplias ventanas, el área más alta está destinada para el café y las copas. Posee una atmósfera pacífica con una vista perfecta del área inferior y de la plaza contigua, en la que en verano también se sitúan mesas.
Contiene un sofá y una impresionante barra, ambos en negro. En esta zona, la madera es un claro predominante. Por un lado, la madera teñida de pino, a la que se le ha dado una textura envejecida a base de lija. Por otro, la escalera, la cocina, la oficina y los cuartos de baño, que se cubren con este material y separan las zonas de servicio con el espacio más público.
El cuarto de baño unisex es otro elemento muy interesante en este piso. Situado a la cabeza de la escalera, se acaba con vidrio tipo cool light en un fresco tono verde. El efecto de esta materia es que uno puede ver el interior desde el exterior mientras, desde el propio cuarto de baño, uno puede ver tanto su propio reflejo en el material tipo espejo, como el exterior, dependiendo de la cantidad de luz en las dos zonas.
El resultado es un ritmo de volúmenes geométricos. Un despliegue de sencilla pulcritud y orden es el ingrediente para este ambiente cosmopolita. Un fragmento activo pero cálido, de vida urbana.



añadir a mi biblioteca


 

+ del mismo autor/es
         
         
         
+ del mismo fotógrafo/s
         
         
     
0 comentarios


¿Quieres escribir algún comentario?
Accede para iniciar sesión.
Localización: Barcelona. Autor: Estudio Francesc Rifé. Francesc Rifé, interiorista. Construcción: Blausmo Santa Coloma. Promotor: Bar Lobo, grupo Tragaluz. Fotografía: Eugeni Pons.
Contacto
Francesc Rifé
Barcelona
www.rife-design.com
Fotografía
Eugeni Pons
Lloret, Girona
www.eugeni-pons.com