Hoteles

Tudela. Navarra

(0 puntuaciones)

Hotel Aire de Bardenas

Mónica Rivera y Emiliano López, arquitectos

Finalista Premios FAD 2008  Arquitectura
Descripción Ficha técnica

El Hotel Aire de Bardenas, proyectado en una sola planta y rodeado de naturaleza, se integra definitivamente en el paisaje, caracterizado por su gran austeridad. Se encuentra junto al Parque Natural de Bardenas Reales de Navarra y Reserva de la Biosfera. Y de forma horizontal se camufla entre campos de trigo, mostrando una solución innovadora, tanto desde el exterior como en el interior. Aparentemente, una hilera de cubos o cajas de madera que albergan habitaciones con vistas panorámicas. Se trata de espacios para contemplar el exterior de la forma más protegida posible, frente a la virulencia del Cierzo.

En medio de un imponente paisaje con una fuerte presencia del viento de noroeste (Cierzo), el hotel se concibe como una sucesión de espacios interiores protegidos y confortables para contemplar el exterior.
Se trata de un hotel de cuatro estrellas ubicado en un campo de trigo a tres kilómetros del casco antiguo de Tudela y próximo a las Bardenas Reales de Navarra, un parque natural con paisajes desérticos espectaculares. El hotel que se desarrolla en planta baja, cuenta con veintidós habitaciones, trece de las cuales disponen de un jardín privado.
La estructura del edificio es de acero y toda la construcción se realizó en seco excepto las soleras de hormigón. Las fachadas se componen de paneles sándwich para ajustarse al limitado presupuesto y reducir tiempos de ejecución.
El hotel se presenta pues como una construcción ligera, desmontable y reciclable, asociada a las construcciones agrícolas que se encuentran en la zona.
Desde el exterior, el edificio se confunde con el entorno. Cajas que habitualmente son utilizadas en la zona para recolectar y transportar fruta y verduras, forman la fachada principal del hotel. Se utilizan como cerramientos y rompevientos para los espacios exteriores del hotel ya que detienen el viento pero permiten el paso del aire, no necesitan cimientos ni fijaciones, son fáciles de mover y son económicas.

El hotel
En su implantación, el hotel guarda las formas de las construcciones nobles de la Ribera desarrolladas en torno a un patio central, ofreciendo así protección climatológica del lugar. Así, este patio formado por una serie de construcciones ortogonales, da la espalda al Cierzo y se abre a sureste donde se proyecta un bosque de chopos y la piscina.
El edificio se compone de una serie de estructuras sencillas, monocromáticas y cúbicas. Su posición dispersa permite ver a través de los espacios intersticiales, minimizando una apariencia masiva y generando un juego de luces y sombras.
A través de un cultivo ordenado de cerezos, se accede al cuerpo principal del conjunto que alberga las zonas comunes -recepción, salón principal, sala de juntas, bar y restaurante- y diez habitaciones con patio propio y árbol frutal. El resto de las habitaciones son pabellones exentos con grandes ventanas proyectantes que miran hacia el campo. A estas habitaciones se accede mediante una pasarela exterior, dotándolas de un carácter privado y privilegiado por estar adentradas en pleno paisaje.
Los espacios exteriores trasladan las formas, colores y vegetaciones características del desierto bardenero y de los campos de regadío: siembras de árboles y de trigo, huertos de verduras y la colocación dispersa y aislada de plantas aromáticas como el romero y tomillo. Las superficies exteriores se recubren de tierra granítica drenante de la zona y de canto rodado grande extraído del solar que perimetralmente delimita el recinto del cultivo de trigo. La misma piedra de menor tamaño se utilizó también como árido pulido visto para los pavimentos de hormigón tanto en el interior como en el exterior, resultando en un acabado cercano a los suelos del desierto bardenero.
La arquitectura, los interiores y los jardines buscan acercarse al carácter rural y a la belleza del austero paisaje circundante, ofreciendo ambientes despejados, sencillos y silenciosos de descanso y confort.

Habitaciones
A la entrada de las habitaciones se encuentra un vestíbulo con un mueble exento y abierto, que ofrece un lugar robusto y amplio para dejar las pertenencias, evitando que éstas invadan la vista en la zona de descanso. Este mueble alberga el minibar, caja fuerte y estantes con enchufes para recargar aparatos electrónicos.
El inodoro tiene su espacio separado mientras que la ducha/bañera se coloca al lado de una ventana (o puerta en el caso de las habitaciones con patio) y adyacente a la zona de la cama, separado por cortinas ligeras de algodón blanco.
Las bañeras, platos de ducha y lavamanos -realizados en chapa plegada y esmaltada- así como la mayoría del mobiliario (camas, mesas, taburetes, sillas, butacas en el salón, armarios) fueron diseñados y desarrollados por los arquitectos exclusivamente para este proyecto.

La ventana habitable
Para enfatizar la idea de las habitaciones como miradores protegidos, se crean unas ventanas salientes sin el marco de la carpintería visible desde el interior.
La profundidad de la ventana se exagera y se reviste interiormente de madera contrachapada para ser ocupadas. Este revestimiento esconde el marco de la carpintería y las cortinas tamizadoras y oscurecedoras enrollables que bajan motorizadas. De día, la ventana se percibe como un simple hueco sin vidrio que crea una falsa percepción de grosor, no inherente a la construcción ligera utilizada.
Estas ventanas salientes, a veces "charladeras", se convierten en rincones para leer, ver la TV, integrada en los laterales, o contemplar el exterior. Cumplen también la función de sofá y de cama supletoria. Se orientan principalmente a noreste para ver el paisaje iluminado sin recibir el sol directo.



añadir a mi biblioteca


 

+ del mismo autor/es
         
0 comentarios


¿Quieres escribir algún comentario?
Accede para iniciar sesión.
Emplazamiento: Carretera de Ejea NA-125 km 1,5. 31500 Tudela, Navarra. Autores: Mónica Rivera y Emiliano López, arquitectos. Colaborador: Gillermo Zuaznabar. Equipo: María E. Seligra, Carla Isern, Karen Pinheiro, Gerard Bartomeu, Alba García. Constructor: Alejandro Ahedo. Diseño gráfico hotel: Lamosca. Promotor: Aire de Bardenas. Fotografía: José Hevia.
Contacto
Mónica Rivera
Barcelona
www.lopez-rivera.com
Emiliano López
Barcelona
www.lopez-rivera.com