Arquitectura para la cultura

Barcelona

(0 puntuaciones)

Rehabilitación de la Biblioteca Jujol en el Ateneu Barcelonès

Manuel Brullet y Mateu Barba arquitectos, con Alfons de Luna y Eduard Montané

Premio FAD 2008  Opinión de interiorismo
Descripción Ficha técnica

Se lleva a cabo la restauración de la Biblioteca Jujol, la cual afecta a la planta noble del Palau Savassona, sede del Ateneu Barcelonès desde hace cien años. La intervención ha perseguido una doble vertiente: por una parte, la intencionalidad de respetar el patrimonio artístico existente, y por otra parte, la instalación de los más modernos sistemas tecnológicos de gestión bibliográfica. Cabe destacar la rehabilitación de los accesos a la biblioteca desde el exterior del edificio por la escalera noble, para facilitar la entrada del público. Una cuestión relevante ha sido también la actualización de los sistemas de prevención de incendios, instalación eléctrica, climatización e iluminación.

La Biblioteca Jujol es el proyecto de recuperación del legado artístico y patrimonial del espacio más emblemático del conjunto del Ateneu Barcelonès: la planta noble del Palau Savassona y la sede de su biblioteca, que cuenta con el fondo privado civil más importante de Catalunya.
Constituye también el reencuentro con uno de los primeros proyectos de un joven Josep Maria Jujol, que colabora con Josep Font Gumà en la conversión del edificio residencial en la sede social del Ateneu y la importante transformación que representó la recuperación del legado mural de Francesc Plà, conocido como el vigatà, el pintor tardobarroco que en el año 1796 pintó al temple los techos de las salas nobles del Palau Savassona, cuya restauración ha permitido redescubrir nuevas obras sobre tela hasta ahora ocultas y el magnífico techo El temps despulla la veritat, protegido desde hace cien años por pinturas posteriores.
La reforma de la Biblioteca Jujol afronta un reto conjunto. En primer lugar, la fidelidad y la preservación del legado histórico, que entendemos ha de ser compatible con una profunda transformación para dar respuesta técnica a los requerimientos y las carencias existentes: carencias estructurales, requerimientos de instalaciones, de clima, de seguridad y de protección contra incendios. Y todo esto en un contexto de renovación de su funcionamiento en tanto que biblioteca desde una doble vertiente: como biblioteca patrimonial, con el consiguiente mantenimiento, y de estudio, conviviendo con una biblioteca actual, pensada para dar servicio a los socios de la entidad.
La restauración ha comportado una revisión integral del conjunto construido, comenzando por el refuerzo estructural de los techos existentes realizados a partir de vigas de madera, la renovación total de las instalaciones y de sus trazados, la incorporación de una nueva instalación climática, preservando el carácter de los espacios así como la instalación de medidas de extinción automática por medio de agua nebulizada, minimizando su impacto visual.
En paralelo con la tarea propia de la restauración, surgen cuestiones como la limpieza de elementos obsoletos o el descubrimiento de los materiales y formas originales, lo cual ha constituido un continuo reencuentro con unas cualidades olvidadas. La recuperación del damascado de blanco de Carrara y negro de Bélgica, la limpieza en profundidad de las librerías jujolianas hasta redescubrir la madera de caobilla, la limpieza de las particiones acristaladas de hierro y las barandillas jujolianas, la restitución de las cibas rotas, la reposición, el cuidado y la renovación de todo el mobiliario no fijo, como mesas, sillas, lámparas. Todo el conjunto de elementos de una restauración que siempre ha obtenido recompensa en la tarea de limpiar y ordenar, teniendo en cuenta la propia calidad de los elementos que la conforman.
La restauración de las pinturas al temple de los techos y también de las figuras escultóricas y de los artesonados de algunas salas, son asimismo otras de las claves centrales en la intervención. La dificultad de compaginar una intervención respetuosa con la mala conservación de la pintura al temple y las numerosas restauraciones previas - no siempre lo suficientemente esmeradas-, son los límites de una intervención que ahora, una vez en funcionamiento, y con el refuerzo de la iluminación, permite ser contemplada de nuevo y disfrutar del conjunto pictórico del vigatà. Es motivo de especial alegría la recuperación de telas, figuras y techos hasta hoy desaparecidos u olvidados.
Finalmente, cabe destacar la reformulación de un nuevo espacio de acceso, incorporando ascensores, con la nueva área de acogida y con la colaboración del artista Frederic Amat que ha creado para el Ateneu su obra mural La porta dels lectors.



añadir a mi biblioteca


 

+ del mismo autor/es
         
+ del mismo fotógrafo/s
         
         
     
0 comentarios


¿Quieres escribir algún comentario?
Accede para iniciar sesión.
Emplazamiento: Barcelona. Autores: Manuel Brullet y Mateu Barba arquitectos, con Alfons de Luna y Eduard Montané. Colaboradores: Alex Gràvalos, arquitecto (colaborador principal), Anna Souto y Helena Ballesté, arquitectos, Cristina Carrasco, aparejadora, Cristina Martí, restauradora, Miquel Portell, ingeniero instalaciones, Carles Gelpí, arquitecto estructuras, Enric Satué, diseñador gráfico. Autor cuadro La porta dels lectors: Frederic Amat. Ejecución: Natur System (Pere Galceran, jefe de obra). Promotor: Ateneu Barcelonès. Presidente: Oriol Bohigas. Bibliotecario de Junta: Joaquim Coll. Conservador: Jordi Garcés. Fotografía: Eugeni Pons.
Contacto
Manuel Brullet
Barcelona
Mateu Barba
Barcelona
Fotografía
Eugeni Pons
Lloret, Girona
www.eugeni-pons.com