Arquitecturas diversas

El Prat. Barcelona

(0 puntuaciones)

Edificio intermodal del aeropuerto de Barcelona

Carlos Ferrater, Ramón Sanabria y Ramón Artigues, arquitectos

Finalista Premios FAD 2008  Arquitectura
Descripción Ficha técnica

El objetivo del proyecto es la definición de un edificio intermodal que sirva como nexo de unión de las terminales A y B existentes y que, a la vez, integre y resuelva la comunicación de las terminales aeroportuarias con las estaciones de Renfe y Metro. El edificio consta de tres plantas, a las cotas 0,00 y 5,00, y establece una continuidad funcional y de accesos con las terminales actuales. La cota 0,00 corresponde a la planta baja de las terminales A y B.

El edificio intermodal y de conexión con las terminales A y B se caracteriza exteriormente por una fachada que se extiende mas allá de la propia dimensión del edificio, ya que se intenta establecer una continuidad entre las fachadas de la Terminal B, desde el mural del pintor Joan Miró y la Terminal A.
El proyecto plantea una fachada neutra en su tratamiento para no crear mimetismos con las fachadas actuales. Es por ello que se propone una fachada de perfiles de aluminio extrusionado de once metros de longitud, que se alinea con las fachadas de las terminales vecinas.
El volumen del nuevo edificio se sitúa separado del nuevo cerramiento de fachada y actúa como un volumen independiente, con una envolvente de cuatro caras con doble piel. La piel interior es de pavés opal, mientras que la interior es de policarbonato. El espacio intermedio se utiliza como galería de servicios.
El gran espacio interior que articula los flujos y circulaciones de pasajeros ofrece un ambiente nítido y relajado. Un gran volumen rodeado de un muro perimetral de vidrio translúcido iluminado, le otorga una condición de espacio flotante y perpetuamente vacío, aunque se encuentre lleno de personas.


El edificio Intermodal se plantea como un conector entre las diferentes terminales del aeropuerto.
El nuevo edificio se desarrolla en tres niveles (0,00 y 5,00) y establece una continuidad funcional y de accesos con las terminales actuales. La cota 0,00 corresponde a la planta baja de las terminales A y B.
En el espacio existente entre la terminal A y la terminal B se asienta el edificio intermodal, el cual permitirá la conexión entre ambas terminales.
Por encima de la cota 0.00 el edificio se caracteriza por una volumetría cúbica; el volumen definido por las cuatro fachadas se diluye a nivel de planta baja, de manera que las fachadas que definen el volumen quedan suspendidas a nivel 3,75 estableciendo así una continuidad espacial entre el edificio proyectado y las terminales A y B.
Dada la configuración de los edificios existentes y de sus cerramientos, se intenta resolver la conexión del nuevo edificio intermodal con los mismos, tratando de minimizar los riesgos de afección entre las infraestructuras existentes y la proyectada.
Por eso, el edificio intermodal se diseña con una volumetría propia y cerrada, e independiente de los edificios que la envuelven.
El acceso desde el exterior se produce desde el vial principal del aeropuerto.
A través de las puertas de entrada se accede al vestíbulo general del edificio; la zona de facturación se sitúa al fondo del mismo. Los mostradores tienen continuidad con los de la terminal olímpica y con los de la futura configuración de la terminal A, de modo que se establece una continuidad tanto en la zona de facturación de equipajes como en los flujos de pasajeros a lo largo de los diferentes edificios; por esto, se optimiza la claridad espacial y funcional del conjunto.
Dos núcleos de escaleras y ascensores situados a lado y lado del eje principal de entrada de la nueva terminal intermodal dan acceso al nivel superior (5,00).
El acceso a la planta superior (5,00) se realiza a partir de un núcleo de escaleras y ascensores que entronca con una zona de paso paralela a la fachada principal, y que conduce a los pasajeros al vestíbulo previo a los filtros de seguridad que dan acceso a la zona de embarque existente.
En una primera fase, el edificio se conectará con la pasarela que facilita el acceso a la estación de Renfe, mientras que en una fase posterior se conectará con la denominada ciudad aeroportuaria.
Igualmente en el nivel 5,00, en el lado aire, se proyecta una zona no pública de instalaciones a la cual se accede a través de unas escaleras / ascensores situados en las proximidades del patio de los carros de equipaje.
Uno de los objetivos que se persiguen es la uniformidad del conjunto de fachadas frontales de las diferentes terminales aeroportuarias. Por esto, de un lado, se ha seguido la traza de las alineaciones de las fachadas de las terminales A y B y, por otro lado, se ha incluido tanto para el edificio intermodal como para la terminal olímpica un gran paramento de hormigón blanco que determinará su neutralidad y, a la vez, servirá de enfilada de todo el frente de fachada, desde el mural de Miró, en la terminal B, hasta la terminal A. Esto permitirá dar continuidad e integrar la nueva fachada en el conjunto de fachadas de las terminales actuales, que se sitúan en los extremos opuestos.
El edificio intermodal se conecta en el nivel 5,00, por su eje principal, con la pasarela que facilita el acceso de la estación de Renfe. En una fase posterior se conectará con la ciudad aeroportuaria.



añadir a mi biblioteca


 

+ del mismo autor/es
         
         
         
         
         
       
+ del mismo fotógrafo/s
         
         
     
0 comentarios


¿Quieres escribir algún comentario?
Accede para iniciar sesión.
Emplazamiento: Aeropuerto de Barcelona. El Prat, Barcelona. Autores: Carlos Ferrater, Ramón Sanabria y Ramón Artigues, arquitectos. Colaboradores: José Mª Casadevall, INECO, Vidal García, Virginia Otal. Promotor: AENA. Fotografía: Alejo Bagué.
Contacto
Carlos Ferrater Lambarri
Barcelona
www.ferrater.com
Ramon Sanabria
Barcelona
Ramón Artigues Codó
Barcelona
Fotografía
Aleix Bagué
Barcelona