Hoteles

Almansa, Albacete

(0 puntuaciones)

Hotel Blu

Francesc Rifé, interiorista, y Javier Barrachina, arquitecto

Descripción Ficha técnica

Se trata de un hotel urbano de cinco plantas, que destaca por su sencillez y calidez, en el cual el desarrollo sostenible y el cuidado del medio ambiente son una constante.
El hotel dispone de setenta habitaciones que conjugan arquitectura e interiorismo con identidad propia, para ofrecer un entorno confortable y minimalista, a la vez que funcional. Una acertada combinación de colores, mezcla de tierra y naturaleza, materiales, como la piedra, la madera y el vidrio, y efectos de luz, caracterizan a este alojamiento.
La rotundidad y geometría de su fachada y del conjunto del edificio, se hacen evidentes desde el principio. Desde cualquier punto del mismo se observa el Castillo de Almansa, fortaleza medieval representativa de Castilla la Mancha, encaramada sobre el Cerro del Águila.


Situación

El Hotel Blu se ubica estratégicamente en el núcleo urbano de Almansa, una de las principales ciudades de la provincia, que es encrucijada de caminos entre Albacete, Valencia y Alicante, así como nexo entre el centro de la península y la zona de Levante.


El hotel Blu, situado en Almansa, Albacete, es el resultado de la fusión entre los acontecimientos históricos y la fuerza natural del paisaje. Su diseñador se inspira para este proyecto en los cuatro colores que representan elementos fuertemente ligados a la región: la naturaleza, la tierra, la madera y el vino. Constituye la representación material de las cuatro tonalidades que simbolizan la región, fundiéndose completamente con el paisaje circundante.


Un castillo medieval, situado enfrente del terreno, actúa como base para marcar la orientación del edificio. Concebido en forma de L, el hotel se configura de modo que desde todos sus puntos se pueda mirar el castillo, llevando esto al límite con el sistema de apertura hidráulica de las ventanas, que permite el ángulo justo para que la mirada alcance la fortaleza.


Los cuatro colores están presentes ya desde la fachada, avanzando el concepto que marca todo el interior. Ha sido concebido como una gran caja de madera pintada con las cuatro tonalidades comentadas anteriormente y que determinan el proyecto. También, los diferentes elementos del espacio van tiñéndose por los distintos colores. Siendo coherentes con el concepto, el resto de grandes elementos del espacio, importantes por tamaño, forma o función, se han construido utilizando materiales neutros, como el roble y el gres porcelánico, este último diseñado expresamente por Francesc Rifé para este proyecto.
La neutralidad, aplicada no sólo en revestimientos, sino también en el propio mobiliario, consigue magnificar la fuerza de los colores.


Para dar más fuerza a este ambicioso juego, los elementos con protagonismo propio, ya sea por forma o función, tienen también un color neutro, casi con el mordaz propósito de quedar en segundo plano. Esta es la razón por la que se aplica el color negro en elementos tan fuertes como la escalera central.


El negro también está presente en la fachada y en otros espacios interiores con una importante intervención del color, como el pasillo de acceso a las habitaciones, para poder resaltar sus efectos.


Todos los espacios del hotel, desde el hall hasta las habitaciones, restaurante, cocina, etc., siguen fieles a una misma línea completamente razonada, en la que nada se ha dejado al azar o la casualidad; ningún material o superficie ha sido escogido de forma gratuita. En resumen, se trata de un espacio donde hasta el más mínimo detalle es coherente con el punto de partida, consiguiendo así alcanzar su objetivo: la fusión sobria y elegante del establecimiento con la esencia de su tierra.


Distribución interior

El hall de entrada se distribuye en varios espacios, en los que predomina la madera mate. El mobiliario, en blanco y negro, se configura de forma que crea pequeñas áreas de reunión y espera, dominadas por una pequeña escultura. El mostrador de recepción y el pavimento son del mismo tipo de madera, roble con acabado en aceite.


El lobby está dominado por pavimentos y revestimientos de madera y por la luz natural, que entra a través de un espacio interior de cristal atravesado por pilares negros. Un ambiente caracterizado por una gran austeridad decorativa y por la combinación de diversos materiales. Las alfombras son geométricas en diferentes variedades de gris.


Una de las piezas más características del hotel es su escalera central, cuyos escalones son de madera y la estructura en color negro.


Las habitaciones están marcadas por la luz que entra a través de las ventanas de cristal de colores. El hotel cuenta con cincuenta y cinco habitaciones dobles, cinco superiores, nueve especiales y una especial, con ochenta y cinco metros cuadrados de habitación y más de sesenta y cinco metros de terraza. Las camas son un diseño realizado a medida, como gran parte del mobiliario de las zonas comunes del hotel.

Las habitaciones tienen las paredes pintadas en blanco, con suelos de madera de roble con acabado en aceite, con textiles en blanco y negro. El espacio es amplio y luminoso. Los baños están separados del resto de la estancia por una mampara en diferentes colores según la habitación. El armario de los dormitorios, también diseño de Francesc Rifé, cuenta con una puerta corredera que deja entrever la zona del escritorio o el propio armario según deseo del huésped. Las alfombras situadas en el pasillo de acceso a las habitaciones son otro diseño exclusivo del diseñador, que además ha realizado un juego de luces que aporta al espacio una personalidad propia.
Los pasillos discurren en una atmósfera de semi oscuridad, con apliques de luz en el suelo, colocados de manera que crean un dibujo zigzagueante sobre las alfombras.


El restaurante del hotel sigue las mismas pautas estéticas que el resto del espacio, dando lugar a escenarios con cierto aire zen, oscuros, donde domina la madera limpia y sobria.



añadir a mi biblioteca


 

+ del mismo autor/es
         
         
         
+ del mismo fotógrafo/s
         
         
     
0 comentarios


¿Quieres escribir algún comentario?
Accede para iniciar sesión.
Localización: Almansa (Albacete). Autor: Francesc Rifé. Fotografia: Eugeni Pons
Contacto
Francesc Rifé
Barcelona
www.rife-design.com
Fotografía
Eugeni Pons
Lloret, Girona
www.eugeni-pons.com