Arquitecturas diversas

Sant Fruitós de Bages. Barcelona

(0 puntuaciones)

Monasterio de Sant Benet de Bages

Josep Ma Esquius Prat y Francesc Xavier Asarta Ferraz, arquitectos

Descripción Ficha técnica

El monasterio de Sant Benet contiene las huellas de las diferentes épocas desde que fue construido en el siglo X. Arte románico, gótico, barroco y modernista se funden en un conjunto arquitectónico compuesto básicamente por iglesia, claustro y “celler” o bodega. A partir de esta intervención, el espacio se ha acondicionado para dar cabida a nuevos usos acordes con la intervención global del proyecto “Mon Sant Benet”.

ON Diseño publicó en su número 279 un artículo sobre la restauración del Monasterio de Sant Benet de Bages, que comprendía el campanario y la iglesia con la cripta. Una vez terminada totalmente las obras ha parecido oportuno publicar uno más extenso que comprenda la obra en su conjunto.

La rehabilitación del monasterio debía afrontar no solamente la estricta restauración, sino también la ubicación de nuevos elementos de circulación vertical, en forma de escaleras, ascensores y montacargas, así como de servicios y galerías de instalaciones que, para no menoscabar los elementos históricos, se proyectaron en las zonas que el pintor Ramon Casas, propietario del conjunto, y sus herederos habían hecho derribar, o sea, ala Este y Oeste del conjunto.

El criterio básico de esta intervención consiste en la voluntad de hacer patentes las diferentes etapas constructivas y las intervenciones y reformas que han tenido lugar. Las excavaciones arqueológicas del yacimiento de la iglesia han permitido estudiar, datar y proteger gran parte de los elementos prerrománicos conservados de los cimientos de la primitiva iglesia de los siglos X-XI. En la cripta, y en el proceso de recuperar la ventana del ábside, aparecieron inesperadamente, una tras la otra, los arcos perimetrales románicos que habían quedado sueltos en la intervención barroca de 1629. Entre las diferentes opciones de restauración, se optó por recuperar todos aquellos arcos y cuatro columnas centrales de la antigua cripta, sin destruir la bóveda rebajada barroca, substituyendo las paredes perimetrales por unos perfiles metálicos suspendidos del pavimento en el presbiterio o techo de la cripta. La excavación al pavimento ha permitido también estudiar, datar y proteger los restos de un antiguo martyrium, que permanece bajo el actual pavimento.

La necesidad de recuperar la integridad espacial del “celler” ha hecho necesaria la operación estructural de mayor envergadura en el monasterio. Fue necesario descargar los arcos del peso de las paredes superiores que se sustentaban en el centro de los arcos diafragma góticos. Por este motivo se han colocado jácenas metálicas en la vertical de los arcos, apoyadas en pilares que descansan en las paredes perimetrales, permitiendo, por medio de tirantes encajados en la pared central, soportar todo su peso y suprimir el apuntalamiento. La restauración de la piedra, el rebaje del pavimento hasta la cota original, la nueva iluminación y la recuperación del acceso de oriente, han permitido recuperar uno de los espacios más emblemáticos del monasterio por su arquitectura y amplitud. También se han recuperado en su formalización volumétrica la antigua torre del mediodía (que se adelantaba a la muralla hasta la construcción de las galerías que la envolvieron) y las huellas de otra, situada en la fachada oriental y que ahora está embebida en el espacio de la prisión. Ambas deben datar de la época de las guerras con Castilla.

Se ha indicado anteriormente que se vio la necesidad de dotar al monumento de nuevos accesos verticales (escaleras, montacargas, ascensores) y servicios higiénicos o almacenes. Por ello se ha tomado la decisión de situar este conjunto de elementos nuevos en el espacio que quedó libre cuando se derribaron (a partir de 1907) las precarias construcciones que había en el sector Sudoeste, permitiendo devolver al monasterio su perímetro original y situar estos elementos en nuevas construcciones que no perjudicasen las partes arquitectónicas interesantes por su antigüedad y calidad. Este sector, proyectado con criterios contemporáneos, supone el contrapunto a la respetuosa restauración de los elementos históricos más destacados junto con la posibilidad de dialogar con ellos correctamente.



añadir a mi biblioteca


 

Planos y extras
+ del mismo autor/es
     
+ del mismo fotógrafo/s
         
         
     
0 comentarios


¿Quieres escribir algún comentario?
Accede para iniciar sesión.
Situación: Sant Fruitós de Bages. Barcelona. Autores: Josep Ma Esquius Prat y Francesc Xavier Asarta Ferraz, arquitectos. Estructura: Diego Martín, arquitecto. BOMA. Arquitectos técnicos: J. Emili Puig Soler y Jaume Juanola. Colaboradores: Arqueociència. Serveis Culturals, arqueología, Arcor, Restauració de Pintura, restauración de pinturas. Constructor: Cots i Claret. Museización: Transversal Produccions Culturals. Promotor: Fundació Caixa Manresa. Fotografía: Lourdes Jansana.
Contacto
Francisco Javier Asarta
Barcelona
Josep Ma Esquius Prat
Manresa, (Barcelona)
Fotografía
Lourdes Jansana
Barcelona