Viviendas unifamiliares

San Vicente del Raspeig, Alicante

(1 puntuación)

Vivienda unifamiliar en San Vicente del Raspeig

Alfredo Paya Benedito, arquitecto

Descripción Ficha técnica

Disolver los límites entre el interior y el exterior, entre lo contemplativo y lo doméstico o, entre lo construido y lo agreste, ha sido la estrategia de proyecto de esta singular edificación de la que se podría hablar más como pabellón que como vivienda.

Esta vivienda - pabellón se localiza sobre un terreno con una topografía suave. El reto era conseguir un espacio habitable que se identificara con la topografía de la parcela y, de alguna manera, con la del paisaje que la rodea, caracterizado por su aridez, y las suaves colinas y matorral bajo, que conectan con las también suaves curvas de su arquitectura, en el marco del esfuerzo por buscar una similitud entre la casa y el medio natural en el que se inserta.

La construcción de nueva planta se implanta sobre dos parcelas donde había una antigua casa de escaso valor, una piscina, y un jardín – huerto, cuidado durante más de veinte años, el cual pertenece a una lógica de configuración en relación con la edificación existente, con un elevado valor sentimental para el promotor.

El espacio dispone de un programa abierto que permite imaginar cualquier situación en su interior, una sala de exposiciones, una oficina, un restaurante, etc.

Una mancha de hormigón recorre la parcela desde el punto más bajo hasta la cubierta, relacionando los objetos animados e inanimados. En este caso se trata de una mancha, no sobre una tabla, sino sobre una topografía, una mancha tridimensional y continua que introduce al espectador en cada escena, configurando espacios interiores como una infinita variación de curvas envolventes que modifican su presencia en función del movimiento de quien recorre el espacio de la casa.

La nueva vivienda se presenta como una edificación empeñada en mantener todos y cada uno de los elementos que caracterizan el jardín, así, aparece una estructura de curvas envolventes que sortea la piscina, a la vez que los árboles y arbustos de la parcela, mientras que el espacio dispone de un programa abierto que permite imaginar cualquier situación en su interior, una sala de exposiciones, una oficina, un restaurante, etc.

Ya no está presente la lógica de una casa y un jardín, sino que la tipología pasa a entenderse como un conjunto en el que, a pesar de la contundencia de la construcción, las estructuras habitables y el medio natural se funden. Cada metro cuadrado de la parcela está articulado, de esta forma siempre aparece un espacio exterior complementario del interior. Desaparece la idea de una casa con su respectiva parcela y, de esta manera, la totalidad del conjunto se proyecta con mayor intensidad hacia el paisaje lejano, hacia la línea de costa, hacia el mar.

Un muro envolvente exterior cerrado a norte y a las edificaciones vecinas, y abierto a la parcela y al paisaje, contiene a su vez otro muro, alrededor del cual se produce toda la serie de circulaciones que tienen lugar en el interior de la casa y el encadenamiento de espacios. Sin darnos cuenta vamos de un espacio a otro en una secuencia circular continua y fluida en la que van apareciendo sucesivamente los diferentes ambientes. El equipamiento de la casa se incorpora, se adosa o se superpone a ese muro, con la pretensión de convertirse en el soporte en el cual se desplieguen los objetos y recuerdos de sus habitantes.

Suelo, paredes y techos, son de hormigón con acabados, configuraciones, tratamientos y tipologías diferentes: curvos, planos, inclinados, horizontales, verticales, perforados, lisos, pulidos, desactivados, fratasados,… describiendo un catálogo de técnicas y prácticas que hacen del uso del hormigón en la obra un proyecto específico. Este amplio registro de la materia de la que está hecha la casa hace de ella una pieza sencilla y a la vez compleja. La construcción sigue al concepto.
Sólo unos vidrios la convierten en algunos momentos en una ”cápsula” y es cuando adquiere una presencia de carácter espacial.



añadir a mi biblioteca


 

Planos y extras
+ del mismo autor/es
         
+ del mismo fotógrafo/s
         
         
     
0 comentarios


¿Quieres escribir algún comentario?
Accede para iniciar sesión.
Situación: Urbanización Villamontes. San Vicente del Raspeig, Alicante. Autor: noname 29. Alfredo Payá Benedito, arquitecto. Colaboradores: Arturo Calero Hombre, Sonia Miralles Mud, Vicente Pascual Fuentes, arquitectos, Beatriz Vera Payá, interiorista. Natalia Velasco Velázquez y Gerardo Bernal Castell, arquitectos técnicos. Constructora: Construcciones Rufino Borondo. Fotografía: David Frutos.
Contacto
Alfredo Payá Benedito
Alicante
Fotografía
David Frutos Ruiz
Torre Pacheco, Murcia