Centros de enseñanza

Granada

(0 puntuaciones)

Escuela infantil Asunción Linares en Ojos del Salado

Elisa Valero Ramos, arquitecta

Descripción Ficha técnica

La reinterpretación de elementos arquitectónicos como la celosía cerámica, como filtro de control de la brillante luz del sur, haciéndola compatible con las necesidades del uso y su confort ambiental, caracterizan este interesante ejercicio de adaptación a la mejor lógica espacial y constructiva.
La escuela infantil del Serrallo se sitúa al norte de Granada, en un lugar que permite divisar toda la ciudad así como las estribaciones de Sierra Nevada. Sus características formales están adecuadas a las necesidades de un programa funcional destinado a albergar a niños de hasta tres años y se compone de siete unidades con una capacidad total de 102 niños.
Dado el clima benigno de Granada se ha procurado una relación directa desde las clases a la zona de juegos, situada en la ladera de la montaña, con el objeto de fomentar el contacto de los niños con la naturaleza.
La marcada topografía de la parcela y el interés por proporcionar la mejor orientación y vistas desde las aulas, ha sido determinante en las decisiones de proyecto que, debido al desnivel del terreno, se desarrolla en dos plantas con acceso directo a cada una de ellas.
Se han elegido aquí los materiales con criterios de racionalidad, economía de medios y lógica constructiva y se han proyectado acabados en el exterior que no requieren mantenimiento, como es el caso del hormigón, que se convierte en una envolvente continua que recorre paramentos verticales y horizontales, a modo de caparazón estructural y de la cerámica vidriada dispuesta para los cerramientos de las caras este y oeste.
El carácter lúdico de la zona de juegos se ve reforzado por la presencia de murales geométricos de vivos colores diseñados por el artista Eduardo Barco.
En el interior, el blanco y la luz, propios de la arquitectura mediterránea son una constante en su recorrido espacial. El blanco de los azulejos de los baños cede el protagonismo a los elementos de color, que se introducen mediante el mobiliario y la presencia de los niños.
El alto grado sísmico de Granada y la poca resistencia del terreno deducida del estudio geotécnico, así como la necesidad de construir un muro de contención de 7 metros de altura para salvar la diferencia de cota entre ambos lados del edificio condicionan el diseño de una estructura monolítica de hormigón armado que optimiza el uso de micropilotes en la cimentación.
Los materiales utilizados responden a la más pura tradición granadina, las cerámicas vidriadas que se utilizan siguen el mismo proceso productivo que las que en el siglo XII recubrieron los zócalos de la Alhambra, especialmente en la celosía de la fachada oeste, referente en clave contemporánea de las celosías árabes.



añadir a mi biblioteca


 

+ del mismo autor/es
         
         
+ del mismo fotógrafo/s
         
         
     
0 comentarios


¿Quieres escribir algún comentario?
Accede para iniciar sesión.
Situación: Ojos del Salado. Granada Autora: Elisa Valero Ramos, arquitecta Arquitecta técnica: María de los Llanos Martín Romero Colaboradores: Leonardo Tapiz Buzarra, arquitecto. Esteban Salcedo, Óscar Raya, estudiantes de arquitectura Promotor: Gerencia de Urbanismo del Excmo. Ayuntamiento de Granada Fotografía: Fernando Alda
Contacto
Elisa Valero Ramos
Granada
Fotografía
Fernando Alda Calvo
Sevilla
www.fernandoalda.com